Rechercher

El lago de Lenclas

Un ambiente bucólico

En la entrada misma de St-Felix-Lauragais, el lago de Lenclas es un sitio privilegiado para las familias.


Lugar de ocios idílicos

Construido para la irrigación en 1968, el lago de Lenclas borda la acequia de la Plaine de Pierre Paul Riquet. Este lugar suele ser testigo del paso de varías centenares de peregrinos en el GR 653 "la Vía Tolosana" pero también de numerosos ciclistas que cogen las vías a lo largo de la red hidráulica de Riquet.



Aquellos deportistas pueden bajar hacia el Seuil de Naurouze por un camino o subir hacia St Ferréol gracias a una vía verde. Este recorrido se dirige tanto a los niños como a los adultos, pues el desnivel es suave. Unos bancos y mesas para el picnic proporcionan una parada apreciable en la sombra.


¿Y la pesca?

Esta superficie de agua de 3 ha la llena el Fresquel, un afluente del Aude y clasificado de 2 nada categoría. Los pescadores suelen apreciar el lugar donde se organizan diferentes concursos al año. La ventaja mayor del lago de Lenclas es el pontón "handipesca" que permite el acceso a las personas minusválidas.


Un poco de historia

Lenclas y la acequia de la Plaine

El lago de Lenclas ha sido instalado en la hondonada de un meandro de la acequia de la Plaine. Esta obra del siglo XVII está inscrita por la Unesco al Patrimonio Mundial de la Humanidad, como red artificial de abastecimiento del Canal du Midi.



El desnivel débil de la llanura del Lauragais y el paso de la línea de separación de las aguas contribuyeron a la elección de este trazado sinuoso. La acequia de la Plaine va bajando desde Revel a 220 m hasta Naurouze a 190 m en 35 km.



Una obra de ingeniería singular fue construida a unos 500 m del lago de Lenclas, hacia Revel. Se trata de un magnifico "puente-canal" de ladrillo y piedra levantado para dejar el paso a la vía férrea bajo la acequia.



Al dar la vuelta al lago, los curiosos se preguntarán el porqué de la presencia de un " puente-acueducto". Esta obra permite, durante las crecidas, evitar que las aguas lodosas se viertan en la acequia e impidan el flujo del agua. La acequia dispone además de un vertedero para descongestionarla.


Nuestros consejos

La vía verde resulta adecuada para una excursión sea a pie sea en bici. Sale desde Revel y baja hasta Lenclas. Les acogerá un agradable restaurante.

01

Lenclas y el restaurante del lago

Una etapa golosa

Durante su recorrido o solo para comer, deténganse en el restaurante de Lenclas. Parada golosa garantizada.

02

Lenclas y las familias, "un pleonasmo"

Área de juego y de paseo

El camino que rodea el lago y la vía verde permiten el aprendizaje de la bici y su práctica. una área de juego encantará a los más jóvenes.

03

Es una cuestión de puntos de vista!

Toma una foto

Desde su pequeño valle Lenclas ofrece una vista magnifica en los campos del Lauragais con los Pirineos en telón de fondo cuando el cielo está despejado.

En Lenclas y alrededor

El lago de Lenclas se ubica en pleno campo, en la llanura del Lauragais. Tranquilo y umbrío, el lago dispone de aparcamiento donde los conductores de coches- caravanas apreciarán la quietud que ofrece el sitio para pasar allí una o varias noches durante su viaje.



A 4 km, el pueblo de St-Felix-Lauragais encantará a los visitantes con su plaza cubierta, sus casas pintorescas, su Colegiata del siglo XIV, su famoso órgano así como su castillo. Cita en la torre Montfort para disfrutar la panorámica.


Al subir hacia Los Thomasses, darán con el puente- canal,unos abrevaderos, puentes del siglo XVII y unos acueductos. El lugar llamado de Thomasses abriga una "esclusa- vertedero" en donde la acequia de la Plaine recibe el agua del Laudot procedente de St-Ferréol.



Un monumento conmemora un episodio de la cruzada contra los Albigenses en Los Casses (3km). Aquel pueblo fue testigo de un sitio conducido por Simón de Montfort en 1211, que tuvo como consecuencia la primera hoguera colectiva de la cruzada con 60 víctimas.